EmpleosFormales.com

Consejos para Obtener Empleos!
Edit
Click here to add content.

Previsión del empleo formal en las ciudades

¿Puede lograrse el «empleo pleno y productivo para todos» en 2030, según el octavo Objetivo de Desarrollo de las Naciones Unidas?

La cuestión se evaluó para 62 ciudades colombianas utilizando datos administrativos. Las ciudades más grandes tienen mayores tasas de ocupación formal porque la creación de empleo formal está restringida por la disponibilidad de las habilidades necesarias en sectores complejos, que sigue un proceso dependiente de la trayectoria. Se elaboraron previsiones alternativas utilizando algoritmos ols y de aprendizaje automático. Resultados: la proporción de la población activa en el empleo formal aumentará entre 13 y 32 puntos porcentuales, lo que es insuficiente para alcanzar el objetivo. La coherencia entre los métodos fue buena para las grandes ciudades, pero no para las pequeñas.

¿Se puede lograr el «empleo pleno y productivo para todos» en el 2030, según el Objetivo de Desarrollo 8 de la onu?

El asunto se evaluó para 62 ciudades colombianas, utilizando datos administrativos. Las ciudades más grandes tienen tasas de ocupación formal más altas porque la creación de empleo formal está restringida a la disponibilidad de las habilidades necesarias en sectores complejos, un proceso dependiente de la trayectoria. Se hicieron pronósticos alternativos utilizando ols y algoritmos de aprendizaje automático. Resultados: el porcentaje de la población en edad de trabajar con un empleo formal aumentará entre 13 y 32 puntos porcentuales, lo que es insuficiente para alcanzar la meta. La coherencia entre los métodos es buena para las grandes ciudades, no para las pequeñas.

¿Un «empleo pleno y productivo para todos» puede ser alcanzado hasta 2030 de acuerdo con el Objetivo de Desarrollo 8 de las Naciones Unidas?

El asunto se evalúa en 62 ciudades colombianas con base en datos administrativos. Las ciudades más grandes tienen tasas de empleo formal más elevadas porque la creación de empleos formales se ve restringida por la disponibilidad de las habilidades necesarias en establecimientos complejos, un proceso que depende del tráfico. Se realizan previsiones alternativas utilizando ols y algoritmos de aprendizaje automático. Resultados: el porcentaje de población en edad activa con empleo formal aumentará entre 13 y 32 puntos porcentuales, lo que es insuficiente para alcanzar el objetivo. Coerción entre métodos: bueno para ciudades grandes, no para ciudades pequeñas.

Introducción

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 8 de las Naciones Unidas es «Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos». Más concretamente, la meta 8.3 pretende «para 2030, lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas las mujeres y los hombres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad, así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor». Este documento evalúa la posibilidad de alcanzar este objetivo en Colombia, basándose en una novedosa teoría sobre la creación de empleo formal en las ciudades y en dos métodos de previsión complementarios: regresiones estándar y aprendizaje automático.

Las ciudades son necesarias para que el crecimiento económico se produzca a través de un proceso de diversificación e innovación que conduzca al empleo productivo y al trabajo decente para una mayor proporción de la población. Sin embargo, la urbanización no es una condición suficiente para la industrialización y el empleo productivo: la relación esperada entre urbanización, industrialización y calidad del empleo está ausente en muchas partes del mundo (Gollin et al., 2016). Los patrones de urbanización, y no solo las tasas de urbanización o los factores macroeconómicos (como la abundancia de recursos naturales), pueden arrojar luz sobre el papel de las ciudades en el crecimiento económico y la creación de empleo formal, tal y como sugieren dos hechos fiables (O’Clery et al., 2020): (i) las tasas de ocupación formal son más variables entre ciudades dentro de los países que entre países en desarrollo y (ii) las ciudades más grandes crean proporcionalmente más empleo formal.

Marco teórico

Una de las cuestiones centrales de la teoría del desarrollo económico es la razón del tamaño y la persistencia de la mano de obra informal en las economías en desarrollo. Dado que las empresas formales tienen acceso al capital y a la tecnología que las hacen más productivas que las pequeñas empresas o las empresas familiares, ¿qué explica la gran cantidad de mano de obra que no está ocupada en el sector formal, donde las condiciones laborales son mejores que en el sector informal? La teoría económica ha proporcionado varias explicaciones. En los modelos dualistas de la informalidad, los autoempleados y sus negocios familiares se diferencian fundamentalmente de las empresas formales por el tipo de capital humano que utilizan -principalmente empresarios y gerentes sin educación y poco productivos-, y por lo que producen -principalmente productos de baja calidad para clientes de bajos ingresos-.

Los sectores formal e informal coexisten porque son diferentes (Lewis, 1954; Harris y Todaro, 1970; Rauch, 1991). Un punto de vista alternativo es el de De Soto (1989, 2000), que considera que las empresas informales son una reserva no aprovechada de recursos productivos retenidos por las regulaciones gubernamentales. En este sentido, Levy (2008) considera que las empresas informales son empresas atrincheradas que sobreviven a pesar de su baja productividad evitando los impuestos y las regulaciones. Por último, en los modelos de búsqueda de empleo, que tienen en cuenta los costes y beneficios de las regulaciones laborales, el empleo informal no es consecuencia de la exclusión, sino el resultado de las fricciones del mercado laboral entre trabajadores y empresas heterogéneas (Albrecht et al., 2009; Bosch & Maloney, 2010; Ulyssea, 2010; Meghir et al., 2015).

Aunque se han aportado pruebas empíricas para apoyar cada una de estas explicaciones de la informalidad, ninguna de ellas reconoce los dos hechos mencionados en la introducción: que las tasas de ocupación formal entre ciudades (dentro de un país determinado) tienen una mayor varianza que entre países y que las tasas de ocupación formal están directa y significativamente asociadas al tamaño de la ciudad. En otras palabras, ninguna de las principales teorías puede explicar el papel de las ciudades en la creación de empleo formal. Además, algunas de las principales variables propuestas por esas teorías para explicar la presencia de la informalidad -como los regímenes de seguridad social y la legislación sobre contratación y despido laboral- tienen poca o ninguna varianza entre las ciudades de cada país.

En vista de estas deficiencias, este trabajo adopta el marco teórico desarrollado por O’Clery et al. (2019, 2020), que difiere de las teorías anteriores en varios aspectos. En primer lugar, se centra en las ciudades y no en los países porque las ciudades son los lugares reales donde interactúan los trabajadores y sus empleadores. En segundo lugar, hace hincapié en la diversidad de habilidades -que es fundamental en la economía urbana- en lugar de los niveles de habilidad, el nivel educativo o las capacidades de gestión. En tercer lugar, asume que las empresas evolucionan jugando con las competencias, ya que muchas tecnologías viables no pueden conocerse de antemano, sino que hay que descubrirlas. La creación de empleo formal en las ciudades es el resultado de este proceso evolutivo. En las ciudades más grandes, las empresas tienen un mejor acceso a las diversas habilidades que necesitan para producir bienes más sofisticados.

Obsérvese que el potencial de complejidad es una media ponderada de la complejidad de la industriaCi de los sectores ausentes en el momento t Mc, t, con ponderaciones dadas por la densidaddc, i de las industrias que utilizan habilidades similares a las de los sectores ausentes.

Para hacer operativa la ecuación (2), se necesitan datos sobre la complejidad de la industria, los sectores ausentes y la similitud de las competencias entre todos los pares de industrias. Dado que las competencias son un conocimiento tácito y, por tanto, inobservable, la complejidad de la industria y el potencial de complejidad deben calcularse indirectamente. Para ello, O’Clery et al. (2019) utilizan las metodologías desarrolladas por Hidalgo y Hausmann (2009) y Neffke y Henning (2013).

En esencia, la complejidad de la industria es una medida de la gama de habilidades necesarias en una industria, que se obtiene a partir del número de industrias presentes en las ciudades que tienen la industria (es decir, aquellas industrias que han revelado una ventaja comparativa mayor que 1 en una ciudad, basándose en las cuotas de empleo formal) y el número de ciudades que tienen la industria (es decir, aquellas ciudades donde la industria ha revelado una ventaja comparativa mayor que 1). La similitud de competencias entre un par de industrias se mide por la intensidad relativa de los flujos de trabajo entre las dos industrias, y las industrias que faltan en una ciudad son las que tienen una ventaja comparativa revelada inferior a 1.

Al igual que en O’Clery et al. (2019, 2020), utilizo datos para ciudades colombianas mayores de 50.000 habitantes. Mi definición de ciudades descansa en la metodología propuesta por Duranton (2015) para definir áreas metropolitanas. Consiste en añadir iterativamente un municipio a un área metropolitana si hay una proporción de trabajadores por encima de un umbral determinado que se desplaza desde el municipio al área metropolitana. Suponiendo un umbral del 10 %, la metodología genera 19 áreas metropolitanas que constan de dos o más municipios (que comprenden un total de 115 municipios). Dado que otros 43 municipios individuales tienen poblaciones superiores a los 50.000 habitantes, se obtuvo un total de 62 ciudades.

La principal fuente de datos para las 62 ciudades fueron los datos administrativos de la seguridad social recogidos por el Ministerio de Salud y Seguridad Social, conocidos como pila (Planilla Integrada de Liquidación de Aportes). La pila contiene información de los trabajadores y las empresas sobre los días trabajados, el sector de actividad y el municipio.Para agregar estos datos, cuento la parte del año t que cada trabajador contribuyó efectivamente al sistema de seguridad social a través de las empresas por ciudad c y sector j (empc,j). Se trata del empleo formal para un sector determinado (o para el agregado de todos los sectores de una ciudad). Los sectores se definen a nivel de industria de 4 dígitos de la Clasificación Industrial Internacional Uniforme (CIIU, revisión 3.0).

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Autor
Alison Housten

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullam.

ADVERTISEMENT